Nombre: Eduardo Bustos Alister
Ubicación: Santiago, Metropolitana, Chile

Periodista, escritor.

  • Versión en Ingles/ English version
  • miércoles, junio 20, 2007

    POR TRILOGIA LO LLAMABAN TRIZAGA

    Creador de la tijera, La Media y la perfecta Chilena.


    Quiere alcanzar a Dios comentaban los choreros
    cuando en el histórico estadio El Morro veían a
    UNZAGA realizar metros más allá del área su
    Casi suicida jugada.-



    Al decidir escribir esta última crónica referida a la invención de la magistral jugada de UNZAGA, difícil de superar , debo agradecer al periodista señor Danilo Díaz del periódico más prestigio de Chile. No podía ser de otra manera por la excelencia educativa y seriedad del diario El Mercurio de Santiago, el cual como pocos medios difusivos tuvo la deferencia de citar la fuente de información para refutar la increíble crónica de un periódico del exterior. En esta ocasión no puedo dejar pasar la pretensión peruana que, sin ningún argumento sustentable futbolístico propio de su nacionalidad pretenda descalificar nuestro macizo argumento aduciendo que la chilena es peruana, de testimonio equivocado al afirmar además, que su jugada llamada chalaca en su territorio, había sido rebautizada por la prensa argentina en el año 1917, cuyo argumento escapa de toda lógica de los anales de la historias del fútbol de la región. Por otra parte, argumentar que Ramón Unzaga era español, a la sazón , de estar integrado por Chile en las primeras confrontaciones de selecciones sudamericanas de este continente. Puede considerarse un despropósito el párrafo que así lo afirma. Esta figura relevante en el período de la actividad física amateur, antes de integrarse a nuestra selección ya estaba investido de la nacionalidad chilena. Su descendencia era de origen del maravilloso pueblo vasco que como muchos de ellos, a continuación del período colonial sembraron genes familiares en esta angosta y larga faja de tierra. El pretender menospreciar el deporte de otro país con este tipo de léxico, no es aconsejable para la intencionalidad del periodismo que versa sobre la base de fuentes informativas auténticas en todos los ámbitos de las disciplinas deportivas. La legislación chilena permite que algunos extranjeros por gracia o por derecho de suelo u otras normativas adopten nuestra nacionalidad , como es el caso de esta gran figura que desde muy niños se le vio crecer con el afecto y cariño del pueblo chileno, transformándolo en unos de sus tantos ídolos. Las reminiscencias se consagran también, en la fraternidad internacional con referentes apellidos comunitarios al ejemplo de Europa y que tenga relación con contrataciones de deportistas de diferentes parte del mundo.

    La Confederación Sudamericana fue fundada en el espectro continental en el año 1916, junto a Uruguay, Argentina, Brasil y Chile. Perú, se sumó a la organización muchos años después. Por esta circunstancia, por decir lo menos, considero una osadía en afirmar que la jugada fue rebautizada. ¿ Por qué rebautizada?...¿ Cuál es la razón…? Claro, el costumbrismo habitual de los pueblos de proverbial localismo, permiten soslayar veracidades por falta de información o de creer ser los auténticos autores. Máxime, si no se ha participado en las primeras justas deportivas que involucran medio de difusión del momento para los eventos programados. Por cierto, es factible que los peruanos llamen la jugada chalaca, pero eso no significa atribuirle la contorsión perfecta de la chilena. Diferente sentido tiene en otros continentes del orbe, en donde la jugada la denominan con otro apelativo. Al igual que en Brasil la llaman bicicleta, ahora en todos sus sitios en Internet, reconocen a Unzaga como el precursor de la jugada y la acrobacia con el denominativo de chilena; continuando con Francia, Inglaterra, China, Italia, Portugal, etc…Estas réplicas sonantes en derecho, los abogados las califican como sólo dichos …. Es de esperar que el presidente de la Asociación Profesional de nuestro fútbol y, en representación de la Federación de nuestro balompié, señor Harold Mayne-Nicholls, incluya en la página web de su organismo, la historia de la chilena y la confirme ante la FIFA.

    Esta página del deporte chileno pertenece al decurso de los comienzos de desarrollo del campo físico amateur en la integración absoluta de todo un país dividido en regiones con el afecto ciudadano participativo por amor a la camiseta de cada localidad que competía en el encuentro fraternal. El quehacer cotidiano de dirigentes que trabajan con fines de lucro, borran y olvidan este campo que brillara con luces propias en época de antaño, en la mística del esfuerzo, músculo y calidad de la enseña transpirada y del clásico pantalón más debajo de la rodilla. Su premio era solamente medallas. Para que el fútbol de Chile crezca no basta con las escuelas del profesionalismo, hay que invertir en el deporte amateur organizado, construyendo recintos de adecuada infraestructura. Aquí está la fuente del recurso humano de la proyección futbolística, porque esta actividad es considerada arte al igual que el periodismo; el jugador nace, no se hace, solamente se perfecciona.

    RAMON UNZAGA ASLA, se ha transformado por su invención en un permanente embajador del país en todos los rincones del mundo. Pero, por ironías de la vida y el arraigado centralismo, tanto de la prensa escrita, de la actividad elaborada y dirigida desde Santiago, nunca han pretendido hacerle un recordatorio póstumo con la disputa de un trofeo y galvanos. Al parecer, no se ha dimensionado lo que significa para el país su renombre internacional, y por todo su aporte a nuestro balompié en vida.

    POR HACER UNA CHILENA

    El 30 de diciembre de 1918, existe una declaración textual de UNZAGA, para el diario El Sur de Concepción: “En dos ocasiones el árbitro me cobró falta por un salto de lujo que daba a fin de rechazar la pelota (era mediozaguero) alegando que fouleaba al jugador contrario del Río. Este mismo jugador se aprovechó de mi jugada y el árbitro me cobró para colmo, a mi la falta. Me ví obligado a observarle al árbitro su error, alegándole que reconocidos jueces no me la habían penado. Siguió después un cambio de palabras que trajo por resultado la orden del Sr. Beitía (el árbitro) para que abandonara la cancha. Me negué a salir de la cancha para “arreglar cuentas.” Lo hice y al lado afuera de élla tuve con el señor Beitía un cambio de bofetadas”.-

    Esta anécdota sucedió en el clásico encuentro que jugaban en el estadio El Morro las selecciones de Talcahuano y Concepción. El partido debió suspenderse ante la asistencia de 4.000 espectadores cuando el equipo del puerto se imponía por la cuenta de tres goles a cero. ¡ Cómo no iba a enojarse el “coño”! Cariñosamente, así lo llamaban en la zona penquista. Si le estaban sancionando su magistral jugada: “La Chilena” que fuera creada en el mítico Morro en 1914.

    Como testimonio de aquel inusual hecho, también está en la cita oral del corresponsal del diario El Siglo de Santiago, Don Octavio León Alarcón, años después en donde destaca las condiciones atléticas de UNZAGA, el cual además acostumbraba hacer prácticas de boxeo y como consecuencia de sus habilidades, el árbitro Beitía, salió muy mal parado, algo mariado de ese intercambio de golpes. Una anécdota para el recuerdo.

    Si nos remontamos al aspecto cultural de esa época, Unzaga era un hombre preparado por el título obtenido de contador, y de muy fino lenguaje. Un pije como decía su hijo Ramón Unzaga Zapata, bien vestido de pies a cabeza, un poco ligero de genio, según dicen algunos, por su descendencia vasca.

    Amigos de Talcahuano hay que mantener el candil encendido sobre ese Morro mirando hacia el lejano horizonte del tierno mar insular que los rodea, y con la más profunda alegría tatuada en el recuerdo de la vieja Escuela Chorera , del incomparable Naval, un nombre que fuera Chile. Vuelva el acostumbramiento de la emoción ácida y dulce de las habituales jornadas de éxitos futboleros pasados, con el pecho siempre henchido.

    En los foros internacionales de opinión colectiva, se expresa el sentimiento calificativo de cuán hasta la fecha, destacan habilidades de contorsiones como las mejores chilenas realizadas en el césped de un campo de fútbol.

    Al estar en desventaja de la opinión visualizada a través de la pantalla, tendremos que conformarnos en la tradición oral y escrita para rendir un homenaje a dos figuras malabaristas del balón que integraron el equipo del ancla en la década de los años 1950: Sergio “zoquete” González y José “pinga” Bravo. Recorriendo la mirada de las pantallas nacionales y europeas, yo incluyo como chilena acrobática perfecta una ejecutada en el estadio El Morro de Talcahuano. Viene un centro del costado izquierda de González y aparece como un verdadero trombo suspendido completamente en el aire por fracción de segundos, el “pinga” Bravo. Mete un gol de espectacular chilena, sin recostarse ni apoyarse vuelto de espalda despegado del suelo. Fue un gol fantasma maravilloso, dado que el arquero y público, sólo se dieron cuenta al encontrarse el balón dentro de las mallas del arco. Los aficionados ovacionaron por largos minutos la increíble contorsión.

    1 Comments:

    Blogger José said...

    La verdad es que esta nota es bastante interesante, de tal manera que causa la curiosidad por saber el origen de esta jugada de (creo yo el deporte mas lindo) el Futbol. Es tan interesante esta jugada que uno que deleita viendo los muchos goles que se han realizado de esta manera. Tenemos el reciente golazo de Rooney, un deleite desde cualquier angulo desde donde se le observe. En fin, quisiera agradecerle el habernos dado a conocer una historia intrigante, muchas gracias por esta gran nota.

    10:12 p. m.  

    Publicar un comentario

    << Home